Consejos para pintar las paredes de tu casa

Si estás pensando en dar un nuevo aire a tu casa, pero sin gastarte mucho dinero, una buena manera es volver a pintar paredes y techos. Pero para conseguir el efecto adecuado, no puedes hacerlo de manera aleatoria, ya que cada color sugiere una cosa y genera un ambiente distinto.

Por eso hoy en MD Arquitectura y Diseño te damos las claves para que elijas el color adecuado de la pintura, según tus gustos y tus necesidades.

Según la cromoterapia (“medicina alternativa que utiliza el color para tratar enfermedades y trastornos”), los colores podemos dividirlos en tres: activos, pasivos y neutros.

Colores activos: rojos, naranjas y amarillos.

El rojo aporta calidez a la habitación. Es el color de la energía, la vitalidad y la pasión. Bien colocado y sin pasarse (los colores oscuros es mejor pecar de poco) invita a vivir y relacionarse.

El naranja es el color de la diversión; ya sea en cuarto de juegos, como en una oficina, este color te invitará a pasar momentos alegres y divertidos. Además,  ¡dicen que aumenta el apetito!

¿Qué te parece cómo quedó en las oficinas que diseñamos para Ticketea?


El amarillo aporta optimismo y energía. Este es un color que por sí mismo llama la atención e incita a la alegría, no dejes de usarlo si buscas un ambiente lleno de vida.

De esta manera se consigue que la habitación pintada con este color parezca siempre bañada por la luz solar. Ideal para cuartos de estar y estilos clásicos, puesto que casan muy bien con los óleos y marcos de cuadros trabajados. 



Colores pasivos: azules, verdes y rosas.

El color azul está en el grupo que aporta paz y frescura, pero va más encaminado a propiciar la relajación. Son perfectos para pintar el cuarto de baño o lugares donde queramos imprimir intimidad y sosiego. La combinación perfecta es con el blanco y el amarillo, además de contrastar de forma elegante con la madera sin tratar, la arcilla y el mármol.



El verde proporciona equilibrio y dinamismo. Para tu habitación puedes elegir colores de la gama pastel. Son perfectos para los lugares de reposo por sus efectos relajantes y van muy bien en las estancias de pocos metros puesto que el brillo de los tonos pastel logra un efecto de amplitud. En los estilos rústico, provenzal o art decó encontrarás ejemplos abundantes de paredes pintadas con estos colores.


Rosa, color de la serenidad: Nada mejor para el cuarto de una bebé que el rosa pastel, le da confort, seguridad y serenidad. Aunque si quieres lograr este ambiente en otro espacio puedes valerte de cualquier color en su tono pastel.  Pero, no siempre hay que asociar rosa con “cursi”, fíjate en la siguiente habitación pintada con un fucsia, ¿a qué es atrevido?



Colores neutros: blanco, gris, beige y negro.

Estos colores no se encargan de transmitir gran cosa, pero son perfectos ya que sirven como “conductores” de los demás colores; es decir, magnifica la acción de los demás tonos de la vivienda. Actúan como “telón de fondo” de los muebles y ayda a resaltar la decoración.

El color blanco es el del ahorro. Este es un color que por su versatilidad puede durar mucho tiempo y combinarse con cualquier otro color, por ello es el color para no gastar mucho. Podrás renovarlo fácil y económicamente.



Los grises, en todas sus tonalidades (topo, por ejemplo, que está muy de moda) van con todo. Este color ha ganado popularidad en los últimos años por la tendencia a los espacios contemporáneos, y ha logrado ocupar el puesto de los marrones como los tonos neutros por excelencia.

Y por último el negro, que quizá nunca pensaríamos usar en una habitación, pero… ¿por qué no? Úsalo como si fuera una pizarra y así resaltarás los objetos colocados en ella. ¿A qué no queda tan mal?

Y tú, ¿qué color usarías para tu espacio preferido de tu casa?

Cómo combinar colores en la decoración

1 Comment

  1. decopuntosuspensivo
    20/02/2012

    Hola Mónica, ya te he localizado!! te sigo! un beso

    Fani

    Reply

Leave a Reply