Nueva sede del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid

La semana pasada se inauguró la nueva sede del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid. El nuevo edificio acoge la nueva sede del COAM, la Fundación Arquitectura, el Museo Nacional de Arquitectura, el Instituto Arquitectura y centros de Formación de posgrado, la biblioteca y el Servicio Histórico, una sala de exposiciones y una tienda.

Tras la firma, en 2005, de un convenio entre el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid y el ayuntamiento de la ciudad, se convocó un concurso de ideas para la construcción de la nueva sede del COAM y un conjunto de dotaciones municipales en el solar de lo que antaño fueron las antiguas Escuelas Pías de San Antón, un edificio ruinoso del siglo xviii, emplazado en el corazón histórico de la ciudad y definido por la presencia singular de una iglesia de origen barroco (proyectada por Pedro de Ribera), cuya rehabilitación también contemplaban las bases del concurso.

Dicho concurso lo gana el arquitecto Gonzalo Moure, con el reto de convertir las Escuelas Pías en un lugar abierto a la sociedad. Para el Decano “la ciudad ha ganado un espacio público y la posibilidad de actividades nuevas, no sólo en las dotaciones municipales, sino también en el COAM, cuya vocación es de apertura al ciudadano.”



Las dependencias de la nueva sede del COAM, abiertas al jardín, se estratifican de modo que las áreas culturales, más públicas, se disponen en las entreplantas de acceso, mientras que las zonas de oficina (sencillas, funcionales y concebidas como ‘talleres’) ocupan las plantas superiores, en una secuencia que culmina en una logia acristalada, protegida de la radiación solar.





Por su parte, la escuela de música, colindante con la iglesia, ocupa el ala más resguardada del edificio, y organiza su programa en torno al espacio en doble altura de la antigua sacristía.

El resto de equipamientos municipales se organiza en una pieza que se remata con las piscinas, situadas en la planta superior y concebidas como singulares e inadvertidos miradores sobre la ciudad.


Fotos: Jorge Crooke

Villa G, una casa abierta al paisaje
El arquitecto chino Wang Shu, nuevo premio Pritzker

1 Comment

  1. Paula Andrés
    05/03/2012

    Tendremos que acercarnos en mi próxima visita a Madrid 😉

    Reply

Leave a Reply