Trucos y consejos para reformar un piso (Parte II)

Hace pocos días comentábamos en otro post una serie de consejos importantes antes de enfrentarse a la reforma de un piso de segunda mano (Vuélvelo a leer aquí) 

Una vez que ya hemos tenido en cuenta esos aspectos clave, y hemos sido asesorados por profesionales sobre lo que podemos o no tocar de la vivienda en cuestión, ya podemos enfrentarnos a la obra; y es el momento de poner en práctica una serie de consejos y pautas para conseguir los mejores resultados posibles.


A continuación os ponemos algunos trucos que pueden ayudarnos a conseguir un mejor aprovechamiento del espacio y en definitiva, la casa de nuestros sueños.


Proporciones: No importa que la vivienda a reformar sea grande o un pequeño estudio; todo es una cuestión de proporciones. Por lo tanto a la hora de diseñar la nueva distribución, piensa en el tamaño de los techos y en la posición de las ventanas. Esto significa que si una vivienda tiene los techos bajos o las ventanas pequeñas, el cuarto o salón que las contenga no podrá ser excesivamente grande, porque parecerá agobiante u oscuro.




Luz: Casi siempre que visitamos un piso, uno de los aspectos positivos que más nos suele llamar la atención es la luminosidad. Esto es debido a la orientación de la vivienda, a la anchura de la calle y a la planta en la que nos encontremos. Hay cosas que ya no podemos cambiar de nuestro piso; y esa es una de ellas. Pero sea como sea, podemos intentar que parezca más luminoso con los colores y materiales que utilicemos en la obra. Si usamos una tarima clara para el suelo y unas paredes y techos lisos pintados de blanco; conseguiremos dar la sensación de claridad. Además podemos utilizar recursos decorativos como la colocación de espejos, que reboten la luz y agranden el espacio.





-Iluminación: Utilizarla adecuadamente te permitirá ampliar o disminuir los espacios de la casa; acabar con los espacios oscuros; resaltar la decoración y hasta esconder aquellos defectos del hogar que deseas que nadie vea. Piensa bien cómo vas a iluminar antes de empezar la obra, ya que después no podrás volver atrás.


Con luces de techo y directas conseguirás sobriedad y rigidez, mientras que con lámparas de pie (luz indirecta) lograrás calidez e intimidad. A su vez, con techos altos puedes utilizar lámparas de techo, cosa que con techos bajos será preferible evitar y sustituir por empotrados; para que dé más sensación de altura.




-Almacenaje: Busca rincones donde poder crear espacios de almacenaje ocultos, armarios empotrados o incluso una despensa. Cuantos menos “trastos” dejemos a la vista, más limpia y espaciosa parecerá la vivienda. Puede elegir entre muchos tipos de armarios distintos, incluso puedes decantarte por dejarlos ocultos, o forrarlos con un papel pintado, para que parezca la propia pared.




¡¡Fíjate cómo han aprovechado en esta vivienda para alojar un escritorio dentro del armario!!




-Materiales: Ya que en una obra se invierte mucho dinero, para que no tengas que volverlo a hacer en los próximos años, a la hora de elegir materiales piensa en su durabilidad. Para ello fíjate en la relación calidad-precio, pero además no te dejes engañar con las “últimas modas”, puesto que puede que al año siguiente te puedas arrepentir.


Utiliza materiales que se puedan limpiar bien; que soporten bien el paso del tiempo; y que estén adecuados para el sitio en el que lo vas a poner. Por ejemplo, sustituye la tarima del baño por un suelo cerámico, te aguantará mucho más tiempo!!




-Mobiliario: Para ampliar el espacio y ganar amplitud, utiliza muebles que no entorpezcan la vista y que no oculten las ventanas. Para ello puedes elegir muebles bajos, mesas con estructuras finas o esbeltas, líneas puras, baldas o estanterías suspendidas, etc… Además, si necesitas que los ambientes sean multifuncionales, tendrás que buscar muebles flexibles, que puedan cambiar según las necesidades, y que ocupen poco.


Echa un ojo al video sobre muebles polivalentes que publicamos otro post anterior.



Además, como decíamos antes, con los muebles también es importante ser proporcional. Para espacios pequeños, usa muebles pequeños y livianos; lograrás no recargar el espacio.




En resumen, combina bien los colores, busca la luz, usa trucos para ampliar el espacio, y no recargues con excesivos muebles y trastos que obstruyan la vista; y así lograrás una vivienda funcional,  proporcionada y luminosa.



Y ya sabes, si te animas a hacer una reforma en tu vivienda y necesitas cualquier tipo de asesoramiento, en MD Arquitectura y Diseño estaremos encantados de ayudarte.

Consigue una iluminación industrial y vintage
Consejos para reformar un piso (Parte I)

1 Comment

  1. Reformas
    07/09/2016

    Muy buen post, me han gustado los consejos, muy importante lo de elegir materiales que se puedan limpiar bien, por ejemplo he visto algunos suelos de cocina preciosos y con una gota de agua que les salpique quedan horrorosos… la verdad es que las reformas es todo un mundo.

    Reply

Leave a Reply